Receta de Fudge de chocolate con nueces para las fiestas

Hoy cocinamos un delicioso fudge de chocolate con nueces, un dulce muy sencillo de hacer que se sirve en pequeñas porciones, perfecto para preparar con los niños en las fiestas.

Ingredientes (para 32 porciones):
  • 370 gr de leche condensada
  • 220 gr de azúcar moreno
  • 100 gr de mantequilla (sin sal)
  • 2 cucharadas de miel
  • 200 gr de chocolate negro
  • 100 gr de nueces peladas y troceadas
Elaboración de la receta de Fudge de chocolate con nueces para Navidad:

Pon en un cazo la leche condensada, el azúcar, la mantequilla y la miel a fuego suave. Deja que se cocine durante unos 8 minutos, removiendo constantemente, hasta que el azúcar se haya disuelto y la mezcla quede suave.

Sube a fuego medio y sigue removiendo mientras se cocina durante 10 minutos más, hasta que la mezcla esté espesa y adquiera color de caramelo. Retira del fuego. Añade el chocolate troceado y las nueces. Mezcla todo bien. 

Vierte la mezcla sobre un molde rectangular o una fuente forrada con papel de hornear. Déjalo reposar unos 15 minutos, después cúbrelo con papel de hornear y déjalo en el frigorífico durante 3-4 horas, hasta que se solidifique.

Saca el fudge de chocolate del frigorífico y desmóldalo. Corta el fudge de chocolate y nueces en pequeñas porciones y sirve.

Más info: hogarutil.com

Propiedades Nutritivas del lenguado

El lenguado es un pescado blanco ya que contiene poca grasa -100 gramos de lenguado aportan 1,5 gramos de grasa-. Si se cocina de manera adecuada o se combina con salsas ligeras, es muy útil en dietas hipocalóricas y en las de personas con problemas digestivos. Conviene tener en cuenta que muchas veces el lenguado se fríe o se reboza, dos modos de cocinarlo que hacen que su valor graso y calórico aumente de forma notable.

La cantidad de proteínas que contiene no es muy elevada, pero sí de alto valor biológico.

Respecto de su contenido en vitaminas destacan las del grupo B como la B3 y la B9, pero su presencia en el lenguado no es destacable en comparación con el resto de especies.

En cuanto al contenido en minerales, el lenguado destaca por la cantidad de fósforo, potasio, magnesio y yodo. El contenido de los tres primeros es similar al de la mayor parte de los pescados. Sin embargo, el yodo se encuentra en cantidades más relevantes, aunque no sobresalientes si se compara con el salmonete, que posee 190 microgramos de yodo por cada 100 gramos de porción comestible. Este mineral influye en importantes funciones en el organismo. De hecho, es indispensable para el buen funcionamiento de la glándula tiroides, que regula numerosas funciones metabólicas, así como el crecimiento del feto y el desarrollo de su cerebro.

El fósforo está presente en huesos y dientes, interviene en el sistema nervioso y en la actividad muscular, y participa en procesos de obtención de energía, mientras que el potasio es un mineral necesario para el buen funcionamiento del sistema nervioso y la actividad muscular e interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula. El magnesio se relaciona con el funcionamiento del intestino, los nervios y los músculos, además de formar parte de huesos y dientes. También mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante.

Composición por 100 gramos de porción comestible
Calorías 81,38
Proteínas (g) 16,5
Grasas (g) 1,5
Hierro (mg) 0,7
Magnesio (mg) 29
Potasio (mg) 230
Fósforo (mg) 260
Yodo (mg) 30
B3 o niacina (mg) 5,5
B9 o ácido fólico (mcg) 11
mcg = microgramos

Si necesita más información o necesita conocer cómo preparamos y servimos el lenguado puede contactar con Congelados Guerrero en el teléfono 952508389 o por email a info@congeladosguerrero.es

Son realmente afrodisiacos los mariscos o es solo un mito

Hay, sin embargo, un poco de verdad en la creencia, ya que las ostras son una fuente rica en zinc, mineral indispensable para la maduración sexual en adolescentes y para la producción de esperma en los adultos, desgraciadamente todavía no se descubre cuántas se deben comer para mejorar la vida sexual.

Se sabe, por ejemplo, que un déficit de zinc inhibe el deseo. Su carencia provoca retraso en el crecimiento y en la maduración sexual; además disminuye el sentido del gusto, según el prestigioso Manual Merck de Medicina. Por ello, potenciar la líbido se convierte en la función primordial de determinados productos y sustancias, como ocurre con el caso de las ostras, que se destacan por su alto contenido de zinc, al igual que el que contienen diversos mariscos como el salmón, cangrejos y pescados. Estas ayudan a la producción de testosterona, una hormona importante en el surgimiento del deseo sexual. Para su mayor efecto sexual se sugiere comerlas frescas, recién abiertas y rociadas con limón. Mucho cuidado con su procedencia, ya que si están en mal estado, podría ocasionar molestos síntomas estomacales y graves enfermedades.

Hay muchas culturas, como la norteamericana, que confían ciegamente en las propiedades afrodisíacas de las almejas, sin dejar de mencionar al caviar o huevo del esturión, considerado como uno de los afrodisíacos más caros del mundo.

Las almejas y los mejillones pueden comerse crudos bañados con limón o bien cocinados. Los camarones, langostinos, cangrejos y otros crustáceos tienen un sabor delicioso, totalmente afrodisíacos, y se comen ligeramente cocidos.

Por otro lado no podemos dejar de mencionar el pescado ya que es muy rico en fosfatos, proteínas y fósforo, elementos que lo convierten en un excelente afrodisíaco.

Con respecto a su forma, fálica, y provocativa, al igual que numerosas frutas secas y raíces que tienen formas similares a los genitales masculinos o femeninos, numerosas culturas de la antigüedad creyeron ver en ellos la causa del deseo sexual, atribuyéndoles a esos productos su propio deseo sexual.

La carne de pescado se caracteriza por su poco contenido de grasas y sodio, así como un alto índice de vitaminas liposolubles: A, D, y E, y las B6 y B12. Los pescados de mar, especialmente los denominados pescados azules son más grasos y menos digeribles que los blancos, pero más gustosos.

Composición química del pescado:

  • 70-80 % de agua.
  • 15-22 % de proteínas.
  • 1-25 % de grasas.
  • 0,1-1 % de sales minerales.
  • Vitaminas: A, B, D, y E.

¿Qué debemos tomar en cuenta para elegir el mejor pescado?

El contenido graso de la carne de pescado es principalmente de ácidos grasos insaturados, como el omega 3, que ayuda a disminuir el nivel de colesterol en sangre, mejorando la fluidez de la sangre y contribuyendo a prevenir enfermedades cardiovasculares y arterioscleriosis. Es aconsejable consumirlos por lo menos tres veces en la semana.

Desde Congelados Guerrero te ayudamos a elegir la mejor variedad de pescados y mariscos y conservamos sus nutrientes y calidad desde su pesca hasta su plato.